Confederación de Estudiantes del Ecuador

Ecuador

Un proyecto de integración debe ser siempre apreciado y reconocido si tiene como principal motivación la Unidad, bajo el entendimiento común de la igualdad en la diversidad. En ese sentido, el movimiento estudiantil del Ecuador, siendo participe de la idea de que en la Unidad radica la fortaleza, ha tendido, de diferentes maneras y con diferentes objetivos, hacia diferentes propuestas de “unidades” a lo largo del tiempo. Solamente en una ocasión, en las décadas de existencia de las instancias de representación estudiantil en el Ecuador, ha existido un proyecto de unificación global de las instancias de representación de las y los estudiantes del Ecuador.

En términos generales, podríamos decir que al momento existen cuatro proyectos de “Unidades” de representación en el movimiento estudiantil del Ecuador: La Federación de Estudiantes Universitarios (Públicos) del Ecuador – FEUE Nacional – con 72 años http://bit.ly/1lpf7BT , la Federación de Estudiantes Universitarios Particulares del Ecuador – FEUPE – con 33 años http://bit.ly/1MniOPp, la Federación de Estudiantes Politécnicos del Ecuador – FEPE – con 33 años y la Federación de Estudiantes Secundarios del Ecuador – FESE – con 49 años. Cada una de estas con diferentes historias y procesos que, en algunos momentos determinados, han tenido convergencias en función de las circunstancias coyunturales de la política estudiantil y nacional.

El primer intento

CEUPE

La motivación de la unidad global del movimiento estudiantil tuvo su primer impulso real con la configuración política de lo que conocemos como Confederación de Estudiantes Universitarios y Politécnicos del Ecuador – CEUPE – en Noviembre del 2012. Alineada con su momento histórico, la CEUPE nació en determinadas circunstancias estructurales y coyunturales de la política universitaria y nacional. Estás la determinarían en un primer momento, pero no serían dirimentes en el juicio general de su accionar como estructura política. Esto, evidentemente, tuvo sus consecuencias a favor y en contra de otros procesos y de sí misma, pero, más allá de una evaluación definitiva que se pueda hacer sobre este proceso o respecto de determinadas acciones de sus actores y el lineamiento de su estructura, queda sobre todo el aprendizaje del primer proceso de integración global de las instancias de representación del movimiento estudiantil en el Ecuador. Como siempre, es solamente cuando nos alejamos un poco de las cosas que se facilita reconocerlas (y conocerlas) en su verdadera dimensión y magnitud, es por esto que cualquier debate que tenga como objetivo la consolidación de una Confederación de Estudiantes en el Ecuador, debe pasar por el análisis previo de los distintos momentos de consolidación de las instancias de representación nacional de las y los estudiantes.

Para comenzar, sería un error pensar que es un esfuerzo de menor mérito el buscar potenciar el movimiento estudiantil en el Ecuador. La experiencia nacional, e internacional de siglos, nos ha demostrado que el movimiento estudiantil tiene la capacidad, casi única, de hacer suyos los debates y banderas de lucha del general de la colectividad de una nación, con total legitimidad, profundidad y respaldo más allá de su campo directo de actividad. Además su potencial de acción es solamente entendible al trasluz de la lógica incansable y constante de la rebeldía y de la posibilidad de no depender completamente de ciertas instancias fácticas. Es por esto que no son pocos los analistas que posicionan a los movimientos estudiantiles de Latino América entre los movimientos sociales con mayor capacidad de incidencia.

El estar situados en un lugar tan privilegiado, como aquel que tiene como principal objetivo el articular ideas, discutir paradigmas, analizar procesos y dimensionar, de la manera más autónoma y entregada, las distintas realidades desde diferentes aristas, es un recurso que tiende a lo ilimitado, sobre todo cuando de buscar sentidos y direcciones en la acción política se trata.

Este documento pretende constituirse en una primera aproximación para comenzar el debate, necesario, de la consolidación de una Confederación unitaria de Estudiantes del Ecuador.

Consideraciones respecto de la CEUPE

primer-congreso-ceupe-eu

Para comenzar, asumiré como axiomática la creencia de que la Confederación Nacional de Estudiantes pretende, ante todo, generar Unidad en el movimiento estudiantil. Por esto, su estructura institucional debe tender a este fin. Desde mi perspectiva, es necesario hacer una evaluación previa de la base del pacto constitutivo inicial de la CEUPE.

Igualdad sustancial en la diversidad inevitable es el principio irrenunciable de la Unidad. Nunca existirá igualdad absoluta, “el universo no perdería el tiempo explorándose dos veces de la misma manera” suelen decir. Esto tiene implicaciones tanto para las macro, como para las meso y microestructuras. Tanto para las personas, como para las familias, y para las articulaciones políticas de los Estados.

Este patrón sistemático universal de igualdad sustancial en la diversidad configura también al movimiento estudiantil. Nunca habrá dos Federaciones Universitarias completamente idénticas, dado que nunca habrá dos dinámicas sociales y políticas idénticas dentro de dos Universidades. Aunque algunas tienden a parecerse más, como por ejemplo dos Universidades públicas pueden parecerse más que una Universidad pública y una privada, nunca existirá una compatibilidad absoluta. Sin embargo, siempre habrá vinculaciones sustanciales irrenunciables. Es probabilísticamente imposible que entre un billón de copos de nieve existan dos iguales en forma, sin embargo, todos comparten características exactamente iguales en composición. De la misma manera, aunque probabilísticamente es imposible que existan instancias de representación del movimiento estudiantil idénticas, incluso a nivel de Asociaciones de Escuela, es inevitable reconocer que aunque parezca que nuestras realidades entre Universidades Públicas, Privadas, Escuelas Politécnicas y Colegios distan, todos compartimos una igualdad sustancial común como Estudiantes.

En esa identidad común inicial debe fundamentarse el pacto de constitución de la Confederación Nacional. Cabe enfatizar que todas las Unidades parciales del movimiento estudiantil existentes en el Ecuador al momento (FEUE, FEUPE, FEPE Y FESE) se han articulado en función de los mayores grados de semejanza. De esto resulta evidente que para profundizar la Unidad del movimiento estudiantil, el sentido de colectivo debe profundizarse de igual manera, y esto, sobre todo, debe tener un reflejo en la estructura institucional de la Confederación.

Como fue mencionado, es evidente que existe mayor similitud entre dos Federaciones de Universidades Públicas y entre dos Federaciones de Universidades Particulares, que entre una Federación de Universidad Pública y una Federación de Universidad Privada. Esto se debe a un sinnúmero de diferencias en las características de las universidades, como: Autonomía financiera respecto del Estado, dependencia relativa a las dinámicas del mercado de acuerdo a la procedencia de sus fondos, procesos de articulación política fruto de procesos históricos previos de las Federaciones de Estudiantes, y fruto también de la composición social de sus estudiantes y sus sensibilidades políticas, de acuerdo a diferentes enfoques de la política, entre muchas otras. Si buscamos replantear una identidad común, esta inicialmente debe entenderse y debatirse en el marco de las situaciones comunes más directas: Todas y todos nos regimos a una misma Ley Orgánica de Educación Superior, todas y todos nos desenvolvemos en una misma nación, nos desenvolvemos en una misma coyuntura y estructura de la política nacional (aunque de diversas maneras), todas y todos buscamos fines similares con la política educativa nacional, al entenderla como eje estratégico del desarrollo del país, todas y todos tenemos la misma dinámica de cogobierno y por ende muchas de las veces los mismos límites y problemáticas, etc. Es necesario que el enfoque inicial de la acción de la identidad estudiantil nacional este orientada en función de estas realidades comunes, aunque no necesariamente estas acciones deban sostener la Unidad en el tiempo, en un momento inicial de consolidación, incluso discursiva, son necesarias.

Repercusiones sobre la estructura

La CEUPE tiene una estructura basada en comisiones y vocerías. Las vocerías están determinadas en función de los 3 gremios que la con forman, es decir, existen: Vocería por Universidades Públicas, vocería por Universidades Particulares y vocería por Escuelas Politécnicas. En ese sentido, esta distribución no correspondería directamente con el sentido de identidad común en función de la unidad sustancial que se plantea como eje central de la articulación de la Confederación Nacional, ya que estas están delimitadas en función de la identidad de las unidades parciales previas (FEUE, FEUPE, FEPE y FESE). Es por esto que la estructura, no solamente de vocerías divididas por gremios, debería transformarse a una articulación basada en circuitos regionales de trabajo de las Federaciones de Estudiantes y Consejos Estudiantiles sin importar si estas son Universidades, Escuelas Politécnicas o Colegios, Públicos, Privados o Municipales. Estos circuitos deben desembocar, en última instancia, en vocerías regionales, planificaciones y agendas descentralizadas que correspondan con la articulación Nacional de la Confederación.

Esto se fortalece también con el criterio de que la política es más representativa entre más cercana se encuentra de sus representados. Establecer una dinámica regional descentralizada, no solamente de representación sino también de acción, que se encuentre articulada a nivel nacional bajo un hilo conductor de política consensuada, debería ser un objetivo fundamental en el tiempo de la política del Movimiento Estudiantil.

Propuesta de consolidación

Hay un punto que considero tiene relevancia al momento de debatir la consolidación de una Confederación de Estudiantes a nivel nacional: Esta tiene que tomar en cuenta la estructura de décadas de representación estudiantil en el Ecuador.

La Confederación Nacional de Estudiantes en el Ecuador es necesaria, no solamente por la representación estudiantil, sino, principalmente, por el rol que esta debe desempeñar en el país. En ese sentido, es clave idear maneras de constituirla, y, evidentemente, hacerlo lo antes posible. Pero, sin importar lo apremiante de la labor, esta tiene que entenderse como una continuación del proceso histórico de consolidación Nacional de la representación del Movimiento Estudiantil del Ecuador.

No podemos pensar en formular una Confederación de Estudiantes del Ecuador funcional que no responda estrechamente a los procesos políticos forjados en décadas por la FEUE, la FEUPE, la FEPE y la FESE. Cabe resaltar en ese sentido que disputar la autodeterminación de los gremios nacionales en si es un deber previo fundamental. Como fue mencionado en un principio, han existido algunos momentos en que estas instancias se han encontrado de manera momentánea a lo largo de la historia, algunas han sido bastante cercanas en momentos y algunas bastante distantes también. Si buscamos constituir una Confederación de Estudiantes, esta debe responder de manera orgánica a las instancias previas y a sus décadas de historia.

Estas ideas, considero, son neurálgicas. Alguna vez en un debate dentro de la FEUPE alguien planteó la siguiente interrogante: “Si existiese una divergencia entre la FEUPE y CEUPE, ¿qué vocería tendría mayor legitimidad, la del Presidente Nacional de FEUPE, o la del vocero por parte de las Universidades Particulares de la CEUPE?” Esta pregunta fue meramente figurativa, puesto que desde el nacimiento de la CEUPE nunca existió un punto de divergencia que denotara un conflicto con la FEUPE – no por lo menos que yo tenga noticia –. Sin embargo, esta interrogante abre muchas más respecto de la dinámica interna de la CEUPE y su configuración y representatividad nacional. Algunas de ellas se plantearan a continuación.

La FEUPE fue parte de la CEUPE desde su constitución – esto fue decidido así por sus miembros en el 2012 –, entonces, por parte de las Universidades Particulares, hubo una adherencia en bloque a la CEUPE. Sin embargo, sobre la marcha de la consolidación de dicho proceso existieron algunas Federaciones de Universidades Particulares y Públicas que decidieron desvincularse de ese proceso. Entonces existía una ambigüedad, existían Federaciones de Universidades Particulares que eran parte de la CEUPE al ser parte de la FEUPE, pero también había algunas que, perteneciendo directamente a la FEUPE decidieron no pertenecer a la CEUPE. Esto también tenía relación con la lógica del funcionamiento de FEUPE dentro de CEUPE, ¿Qué rol tenía la estructura de vocerías por parte de las Universidades Particulares en la CEUPE, si existía ya una estructura con presidencia, vicepresidencia y más desde hace 33 años en la FEUPE?

Si bien existen estás y algunas interrogantes más por parte de la FEUPE a la CEUPE, no podemos valorar el accionar de CEUPE fuera de su momento histórico. En ese sentido, para entender con profundidad algunas de las razones que determinaron la estructura y acciones de esta, es necesario explorar la dinámica también de las Federaciones de Estudiantes de Universidades Públicas.

FEUE Nacional, como se mencionó al comenzar el artículo, había tenido en las últimas décadas una hegemonía del MPD en sus cargos de representación. Esto fue cambiando paulatinamente hasta que, hace pocos meses, la FEUE Nacional logra refundarse desde una dirigencia estudiantil nacional autónoma. En el 2012, al momento de fundarse la CEUPE, existía únicamente una FEUE Nacional vinculada al MPD, esto repercutía evidentemente en los ánimos integracionistas del proyecto de Confederación, haciendo que la única manera de integrar Federaciones de Universidades Públicas fuese haciéndolo una por una y no en bloque. Es por esto que, igual que como sucedió con la FEUPE, existen Federaciones que pertenecen a FEUE Nacional, pero no a CEUPE.

Es justamente por este proceso que deriva en que la política estudiantil en las Universidades Públicas sea más autónoma que existe una nueva posibilidad: La de hacer un pacto constitutivo desde las actuales Federaciones Nacionales. Este evidentemente sería un proceso que debería profundizarse en el tiempo, pero dar paso a una Confederación Nacional de Estudiantes como continuación a las Federaciones Nacionales ya existentes, no solamente evitaría que existan Federaciones Universitarias que están en las Federaciones Nacionales pero no en la Confederación, sino que también permitiría legitimar el proceso histórico de las Federaciones Nacionales y por ende, también, fortalecería la legitimidad de la Confederación.

La coyuntura política y social de los últimos años en el Ecuador y los procesos internos de la Universidad ecuatoriana, ha derivado en un momento en el que es posible, quizás como nunca antes en la historia del Movimiento Estudiantil, unificar la representación a nivel nacional. Es indispensable que como estudiantes entendamos esto, pues dejar ir este momento sería una irresponsabilidad histórica, política y social, no para con nosotros mismos, sino para con todas y todos aquellos que requieren de una articulación colectiva lo suficientemente potente, legítima y consiente, como para defender las demandas sociales más legítimas desde el marco de la independencia y la más legítima transparencia.

La propuesta radica entonces, en la configuración de la Confederación Nacional de Estudiantes en el Ecuador a partir de la convergencia de la FEUE y de la FEUPE, luego, pasado este primer momento de consolidación de la Confederación, el objetivo será fortalecer la cohesión, organización y procesos internos, a la par que trabajar, en el tiempo, por la Unidad de la Confederación con la FEPE y la FESE, entendiendo que un requisito indispensable para trabajar en conjunto debe ser la mutua aceptación de autonomía y la capacidad de representatividad del gremio.

Los desafíos actuales

Código Ingenios

El planteamiento de la Unidad de las dos Federaciones Estudiantiles Nacionales más grandes del Ecuador no es solamente un desafío que recae en la arena de lo romántico y lo ideal, también es una necesidad fáctica para enfrentar los desafíos actuales más latentes que tenemos. En la lista de pendientes del Movimiento Estudiantil del Ecuador existen algunos puntos bastante importantes, que es necesario tratar de la manera más pronta y táctica posible:

  • La propuesta por parte de la Asamblea Nacional del Ecuador de analizar la Ley Orgánica de Educación Superior.
  • La propuesta por parte de la Secretaria Nacional de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación – SENESCYT – de crear la Agenda 2021 de la Educación Superior en el Ecuador.
  • Articulación en el debate sobre el Código Orgánico de la Economía Social de los Conocimientos, la Creatividad y la Innovación y los Saberes Ancestrales – Código Ingenios -.
  • La inserción de las instancias de representación del Ecuador en la Organización Continental Latinoamericana y Caribeña de Estudiantes – OCLAE –.
  • La revisión del Decreto 16 y su no compatibilidad con la estructura histórica del movimiento estudiantil.
  • Inserción en el debate de la Ley de Cultura
  • La creación de circuitos nacionales de Asociaciones de Escuela afines.
  • Fortalecer la democracia interna de las Universidades y por ende la autonomía universitaria.
  • El debate respecto del desarrollo de habilidades no-cognitivas como eje en la educación en todas las etapas.
  • El debate de la Educación Inicial Universal como Derecho Fundamental, priorizar esfuerzos a esta etapa dadas las pruebas que sostienen que el desarrollo cognitivo es mayor en estas edades.
  • El debate respecto de la pedagogía de la educación primaria y secundaria luego del primer momento de inversión en infraestructura.
  • Jornadas de trabajo voluntario por Emergencias Nacionales: Volcán Cotopaxi y Fenómeno del Niño.
  • Inserción en el debate de políticas que mermen la discriminación de género.
  • Verificación del cumplimiento de la política de cuotas para Pueblos y Nacionalidades Indígenas en las Universidades y Escuelas Politécnicas, Públicas y Particulares.
  • Mejorar de la vinculación de la Universidad con las necesidades de la sociedad, sobre todo en la generación de conocimiento en función de las principales problemáticas, y la participación focalizada de estudiantes en áreas priorizadas.
  • Fortalecer la consciencia de la necesidad de una sociedad orientada al conocimiento, por ejemplo, enfrentando el déficit de lectura de nuestra sociedad.
  • Fortalecer cada vez más la calidad de la Universidad en nuestro país.
  • Fortalecer la conciencia histórica de las y los estudiantes y de la sociedad.
  • La construcción de una agenda propia del Movimiento Estudiantil en la que se sobrepasen los debates locales para poder estructurar los proyectos nacionales.
  • Y, desde mi perspectiva, la más importante de todas, la transformación de la cultura de participación de las y los estudiantes en el Ecuador, viciada por las décadas de coptación de las instancias de representación por parte del MPD.

Sería ingenuo pensar que todos estos desafíos, y muchos más, serán enfrentados de la mejor manera si lo hacemos de manera fragmentada. Esta lista de pendientes no puede sino acrecentar la necesidad de forjar una Unidad en la acción de las instancias de representación del Movimiento Estudiantil, en función de la transversalidad que implica empezar a conocernos y a entendernos como iguales bajo el hilo común de nuestra esencia de estudiantes, pero fortaleciéndose de toda la diversidad que deriva de las 45 Universidades Públicas y Particulares del país.

Adicionalmente, no podemos ser ciegos respecto del momento histórico que viven nuestro país y América Latina en este momento. Existe, desde hace algunos meses, un revés en el ciclo económico que había primado en el planeta desde casi comienzos de siglo. Ante este escenario, resulta evidente que los desafíos para las organizaciones sociales de nuestros países se acrecentaran en el marco de la multipolaridad geopolítica y los intentos de reconstrucción de bloques que amenazan con coartar los avances de la región en materia política, social y económica. Una de las muestras claras de que aquello está sucediendo ya es la consolidación de tres de los tratados comerciales más amplios, en términos y en cobertura de mercados, de la historia de la Humanidad: Trans Pacífic Partnership – TPP – Transatlantic Trade and Investment Partnership TTIP y Trade in Service Agreement – TISA –. Además del fortalecimiento de propuestas políticas que fueron ya desechadas en la década de los 90s en la evidente mayoría de los países de la región, y que se enmarcan en propuestas de privatización y restricción del accionar del Estado.

tpp

En dicho contexto, organizaciones de extensión nacional cohesionadas se convierten mucho más en una necesidad que, de pasar inadvertida, podría implicar una indefensión de proporciones inadmisibles ante los avances de grupos de poder internacionales que solamente acrecentarían la inequidad, entre otros males en nuestra sociedad Latinoamericana. Existe una grieta de participación coherente, e independiente de la polaridad partidista, en las organizaciones sociales de nuestro país que necesita ser llenada. Existe la necesidad de una postura netamente comprometida con la soberanía regional, con la propia consecuencia nacional, latinoamericana y gremial. Comprometida con los intereses gremiales antes que ante intereses de fuerzas exógenas. Existe la necesidad de una participación activa del Movimiento Estudiantil Nacional en el contexto de la realidad mundial.

Existe además la necesidad latente de politizar (no partidizar) a la sociedad, a las y a los estudiantes, para que la política light de todos los colores no gane terreno donde debe haber debate y participación, para que un slogan de campaña no reemplace los anhelos de los pueblos de sembrar esperanzas y sueños de sociedades más justas.

En el Ecuador tenemos la oportunidad. Sencillamente no podemos dejarla pasar.

1036494132

Cada generación nace con una responsabilidad histórica, cumplir con la nuestra no es una opción, es un deber.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s